lees
Otras entradas

Eyaculación precoz

Maestros y maestras de escuelas, profesores y profesoras de institutos, academias, etc. ¡¡¡El tedio que provoca la corrección de los exámenes ha terminado!!!

El pasado 21 de enero publicaba el diario “El País” un artículo titulado “Corregir cientos de exámenes en minutos” en el que se informaba de un sistema, Gexcat, competente para elaborar y corregir en tiempo record un examen con preguntas de tipo test. Sus autores, el programa se lanzó en octubre, además de evitar las “largas correcciones” de fines de semana, posibilitan, previo escaneo,remitir el resultado al alumnado por correo electrónico . ¡Todo un logro!

Este supuesto “mirlo blanco” estimuló de inmediato nuestra vocación evaluadora y, una vez leído, lo guardamos para comentarlo en mejor ocasión. Ahora, enfrascados en la segunda evaluación, recuperamos el interés por su contenido.  ¡Aquí está!

El comentario lo hemos titulado “Eyaculación precoz” después de desechar otras opciones (“El Bolt de los exámenes”, “Respiro y corrijo”, “Corrijo como el viento”, “El más veloz del centro”. “Un, dos, tres…y ya está”, ….). La metáfora seguramente, somos conscientes, es inadecuada para representar a la velocidad correctora aunque no lo es más que la utilizada por el propio autor del invento cuando dice, “Intentar hacer evaluación continua con 100 alumnos era como pegarse un tiro en el pie”.

Nos resulta atractiva la idea de asociar la “eyaculación” (lanzar con rapidez y fuerza el contenido de un órgano, cavidad o depósito…dice el diccionario) con la “velocidad en la corrección” (rapidez en señalar los errores para dar una calificación) por lo que de liberación de tensión tienen ambas acciones para sus autores. El calificativo de “precoz” nos ayuda a definir el carácter incompleto e insatisfactorio que ambas acciones tienen. Pasemos a los argumentos.

¿De qué nos informa y qué nos ofrece esta corrección express? 

Nos indica los aciertos/errores y la nota de cada alumno o alumna, ofrece la estadística con los resultados de cada ítem (pregunta del examen) y la distribución del grupo según sus puntuaciones. Entendemos que los resultados se obtienen de acuerdo con la teoría clásica de los test.

Las virtudes de esta metodología correctora se recogen en el artículo de manera directa con las opiniones de los autores:

  • Ahorrar el tiempo de corrección y, como consecuencia, aumentar el de enseñanza (¿los fines de semana?).
  • Presentar los resultados de forma inmediata para poder aplicar sus conclusiones en el proceso de enseñanza y en el de aprendizaje (una de las autoras, alumna, cita: “Saber las notas rápido facilita, si has aprobado, dedicarse a estudiar otras asignaturas”).

¿Se puede evaluar el conocimiento de un alumno con pruebas tipo test?

La periodista preguntaba por la utilidad de este tipo de exámenes para evaluar y la respuesta de uno de los autores es contundente, “No hay una diferencia importante”, “Solo tienes que reconvertir la forma de preguntar. En vez de poner un problema que se tarde una hora en resolver; pones cuatro o cinco de resolución rápida. Y puedes evaluar siempre que quieras y ver si los alumnos están estudiando y si han entendido todo”.

Por contraste, consulta aun experto profesor universitario que  dice, “a la hora de evaluar hay que complementarlos con otro tipo de recursos: trabajos, preguntas orales, exámenes clásicos…” Desde su opinión, una información basada de manera exclusiva en este procedimiento, por muy rápida que sea la corrección, es insuficiente para evaluar.

Hay cosas que no cambian

Muchos afirman que pocas cosas permanecen tan inalterables como la escuela y sus clases (más allá del cambio de la pizarra convencional por la digital). Se puede compartir o no este criterio pero es innegable que, en asuntos de evaluación, los planteamientos positivistas de finales del XIX y principios del XX que propiciaron el desarrollo de los test psicométricos y de valoración del rendimiento del alumnado siguen estando vigentes. ¿Qué ha cambiado? Como en las pizarras, proponen sustituir la corrección manual por la informática.

Los cuantitativos

Modernidades instrumentales a parte, como es sabido, el modelo estadístico-cuantitativo condiciona la formulación de la pregunta; el acierto en la respuesta tiene un relevante margen de azar; se centra en los resultados y olvida el proceso y el contexto que los produce; iguala al alumnado por la nota sin considerar que dos “cincos” no son iguales; da un valor añadido al sistema de recompensas por el que lo importante es aprobar y no saber; elimina contenidos relevantes por considerarlos subjetivos o anecdóticos; reduce el juicio a la referencia a una medida normativa (los estudios nacionales e internacionales matizan la comparación al sustituir la teoría clásica por la de respuesta al ítems e introducir formatos de respuesta abierta) sin considerar el papel de los criterios de evaluación para establecer el nivel de logro alcanzado.

En pocas palabras, no nos gustan los modelos cuantitativos porque, además de estar orientados exclusivamente al componente sumativo de la evaluación, ocultan lo que el alumno o la alumna singular sabe o no sabe hacer y en las circunstancias en las que responde.

Somos cualitativos

Conocer y valorar la singularidad en su complejidad (actuaciones, estrategias de pensamiento, motivaciones e intereses, actitudes, reflexiones, recuerdos, interpretaciones, soluciones, situaciones, etc.) es la única vía para desarrollar el componente formativo de la evaluación. Conseguirlo  solo es posible cuando se utilizan procedimientos flexibles de evaluación cualitativa. La objetividad y el rigor científico se alcanzan desde el contraste, triangulación, y la saturación de las las respuestas.

El valor de la inmediatez

No obstante, a pesar de las diferencias, compartimos la contribución de la “inmediatez” de la respuesta a la mejora aunque, para conseguirlo, proponemos otra metodología. Consiste en incorporar la evaluación al proceso de enseñanza –aprendizaje y en sustituir la corrección y calificación externa y diferida por la autoevaluación y evaluación colaborativa inmediata.

¿Por qué tienen clientes?

Llegados a este punto, más allá de reconocer las limitaciones de estos procedimientos ligeros (formatos de elección simple – “Si o No”, “Verdadero o Falso”- o múltiple)  para valorar si el alumnado alcanza los objetivos a través del dominio de los contenidos y, por tanto, la necesidad de complementarlos, nos preguntamos a que se debe el “éxito” de estas ofertas (los autores dicen que está siendo rentable). O dicho de otra manera  ¿por qué tiene clientes?

Cierto es que la pervivencia del sistema tradicional de exámenes y calificaciones unido al calendario cerrado de la evaluación continua provoca la acumulación de correcciones en momentos concretos del curso en el profesorado. La imagen del profesorado corrigiendo en el fin de semana para poder pasar las notas antes de la sesión de evaluación que cita el autor del programa, es tan cierta como la ausencia de criterios explícitos para determinar en los exámenes de preguntas abiertas, la diferencia existente entre el uno y el 0,95, por parodiar las puntuaciones de algunos. Sustituir estos formatos por preguntas cerradas que corrige el ordenador es una fórmula para ahorrar tiempo y esfuerzo y además, cuando no hay criterio, objetivizar el resultado.

Con esta misma orientación, aunque con un contenido más amplio, en Castilla-La Mancha se ha difundido, apadrinado de forma más o menos consciente por la propia administración educativa, el programa informático “PDC Generator”. Este programa permite, las preguntas de examen se sustituyen por un sistema de indicadores (de forma involuntaria contribuimos a darle contenido pues sus autores utilizaron el sistema de indicadores que en su día elaboramos en la Oficina de Evaluación), calificar el conjunto de la materia.

“Gexcat” y “PDC Generator” son dos criaturas gemelas nacidas al servicio de un mismo objetivo: simplificar los procesos de corrección y calificación.

Con la implantación de las evaluaciones externas de la LOMCE, el miedo al fracaso por parte del alumnado (y las familias), titulación, y del profesorado, ranking de centros docentes, multiplicará el entrenamiento de estos formatos de examen y calificación y, con ello, aumentará la demanda de este tipo de herramientas. El negocio está asegurado y la insatisfacción por la eyaculación precoz servida.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Eres el visitante

  • 601,403

Licencia Creative Commons


Los materiales de este blog están bajo Licencia de Creative Commons.

 

A %d blogueros les gusta esto: